martes, 8 de enero de 2019

GAVIOTA CANA EN EL VERTEDERO DE COLMENAR VIEJO

El pasado viernes 4 de enero hicimos una salida al vertedero de Colmenar Viejo, pero esta vez dentro de él. Sé que parece un poco asqueroso pero es una pasada estar entre miles de gaviotas sin que ellas se vayan volando ( eso si no llamas mucho la atención ). Estos días se están viendo dos gaviones atlánticos, gaviota argéntea (primer invierno), gaviota cana (primer invierno) y gaviota cáspica (primer invierno), por si os acercáis. A las 13:30 ya estábamos allí. Nos metimos con la furgo de nuestro amigo Jose  (Anapri), ya que se necesita un permiso para entrar dentro. Ya habíamos colocado el telescopio, la cámara en el trípode..., cuando mis ojos se fijaron en una peculiar gaviota (de entre las miles que había) que tenía un gran pico. Me recordó a un gavión atlántico, pero al final resultó ser una sombría.

Además de gaviotas, también pudimos disfrutar de unas cuantas decenas de cigüeñas blancas. Nuestro amigo Jose miraba sus patas, en busca de anillas. En cambio, yo sólo encontré una y él... bueno, ya os lo imagináis. No se me da muy bien eso de las anillas. Seguían las gaviotas revoloteando de lado a lado mi objetivo. Jose observó una gaviota entre las demás y, era una cana. Un primer invierno (para ser exactos), se llevaba viendo ya unos meses, creo que desde noviembre. Destacaba entre las reidoras.
 Cigüeñas blancas
 Gaviota cana
 Gaviota cana
Gaviota cana
 Gaviota cana
Gaviota reidora
Entre las gaviotas, asomaban algunos estorninos pintos y negros, garzas reales miraban a las gaviotas con sus largos cuellos y buitres leonados y negros descansaban posados o planeaban por encima nuestra.
 Estornino negro
 Buitre leonado
 Garza real

 Buitre negro
Buitre negro
Muchas de las gaviotas comían a más no poder, había algunas que hasta se metían demasiado en la boca... o en el pico...

Bueno, para terminar os voy a enseñar más o menos cómo era el espectáculo.

Un saludo, Rapaz Salvaje.

jueves, 3 de enero de 2019

PAJAREANDO POR LA NAVA

Al día siguiente fuimos a la Laguna de La Nava  ( Palencia ). Llegamos por la mañana. Era fría y había niebla, por eso las fotos no tuvieron mucha calidad. Las avefrías reinaban en la laguna.  Las anátidas también protagonizaban  el espectáculo. Ánsares comunes, cercetas comunes y ánades reales eran los más abundantes. Por otro lado, los ánades rabudos ( más escasos y elegantes ) nadaban entre la multitud. 
Cutrefoto de ánade rabudo
Bando de avefrías
Fernando Jubete ( experto ornitólogo y amigo pajarero de Palencia y Tierra de Campos ) nos avisó sobre la observación de un elanio en las cercanías de la Laguna de La Nava. No pudimos verlo, pero a cambio vimos un gavilán común que nos pasó por encima rápidamente y no pude sacarle muy buenas fotos.
 Gavilán
Además unas cuantas garcetas grandes nos sobrevolaron. Eran raramente muchas, así que disfrutamos de sus pasadas por encima de la laguna.
Garcetas grandes
Y ya a última hora llegaron Fernando Jubete y una bandada de grullas que vino a dormir a la laguna. Finalmente llegaron los varios miles de ánsares comunes a dormir también a la laguna. Un precioso espectáculo,  la mejor manera de despedirse de la laguna.
 Grullas y cigüeñas
Atardecer con los ánsares ( foto de mi padre )

¡POR UN BUEN AÑO PAJARERO, FELIZ 2019!


lunes, 10 de diciembre de 2018

PAJAREANDO POR VILLAFÁFILA Y LA NAVA

Este puente mi padre y yo nos hemos hecho una escapadita dos días a las lagunas de Villafáfila y la Nava (Zamora y Palencia).  Salimos el jueves por la mañana y en dos horas o así ya estábamos en el centro de visitantes de las Lagunas de Villafáfila. Mirando por cada observatorio íbamos anotando nuevas especies. Era una mañana fría y un poco oscura y las fotos  no salieron como esperaba. Pero hay que conformarse con lo que hay. Los porrones europeos y moñudos poblaban la lámina del agua. Algún ánsar común volaba por encima de nuestras cabezas. 

Porrón europeo

Porrones moñudos
En una islita artificial descansaban un bando de ánsares comunes, y entre ellos el tarro canelo que se llevaba un tiempo observando por allí. Después pasamos por el recinto en el que paseaban de aquí para allá un grupito de avutardas discapacitadas. 
 Tarro canelo
 Avutarda euroasiática
Salimos de allí y comimos en uno de los escasos restaurantes del pequeño pueblo de Villafáfila. ´Comimos´en un supuesto mesón, no había apenas comida así que tuvimos que conformarnos con una rica ensalidilla rusa muy barata. Perdonad, me estoy llendo del tema... Ya en la Laguna Salina Grande estuvimos un rato con el telescopio revisando las aguas. Al fondo descansaban varios ánsares comunes y cientos de avefrías  en compañía de algunos combatientes. Los grandes bandos de anátidas volaban por la laguna. Entre ellos: cercetas, ánade azul,on, rabudo, friso, pato cuchara... También los tarros blancos se alimentaban cerca de nosotros.
 Tarro blanco


 Cerceta común
 Los campos de cultivo estaban plagados de limícolas, a destacar avefría, chorlito dorado y combatiente . Además, los estorninos negros y pintos remataban el paisaje con sus cantos y bandadas.
Estorninos
Las rapaces también planeaban por las llanuras. Nos dimos una vuelta por las carreteras agrícolas que rodeaban las lagunas. En los cielos, los aguiluchos laguneros y pálidos buscaban comida, ya en el suelo, los milanos reales y cernícalos descansaban en postes. Además, rápidamente, cruzó la carreterita el fugaz y escaso esmerejón ( parecido a un cernícalo, es invernante en España ). Acabó posándose en un poste. Sólo me dio tiempo a sacar una foto, porque cuando me quise dar cuenta ya se había ido.
 Aguilucho lagunero
Milano real

 Aguilucho pálido
Esmerejón
Ya desesperados por el encuentro con las anátidas raras, vimos un grupo de ánsares comunes en un prado. Cerca de ellos revoloteaban agujas colinegras y combatientes. Me costó identificar a la barnacla cariblanca. Este ave es un invernante escaso en España. El invierno pasado avistamos una en el embalse de Santillana ( Madrid ).
 Agujas colinegras
 Agujas colinegras
Barnacla cariblanca y ánsares comunes
Después visitamos la laguna de Barrillos, donde miles de avefrías se preparaban ya para dormir junto con otras decenas de chorlitos dorados. Ánsar común, ánade azulón y  otras anátidas descansaban alimentándose en la laguna.
 Chorlito dorado y avefría
Bandada de avefrías
En una islita de la laguna comían un aguilucho lagunero y un milano real. Se estaban alimentando de un ánade azulón.
Aguilucho lagunero y milano real
Terminamos nuestra corta visita a la laguna de Barillos y volvimos a dar otro repaso a los campos de cultivo. Allí no esperaban unos bandos de avutardas. Poco tiempo me dio a sacar la cámara. Estas aves son muy asustadizas y por eso no es fácil fotografiarlas. A mí sí que me dio tiempo a hacer varias fotos. Sí que es cierto que no aguantaron mucho en tierra...
 Avutardas
Avutardas
Además, las avefrías no paraban de aparecer detrás de cada colina. ¡Parecía que salían de la tierra! Entre ellas, había una que era muy confiada y que nos deleitó con sus preciosas plumas. Algo se movía entre las hierbas... y la avefría lo miraba... ¿Qué sería?
 Avefría mirando lombriz
 Avefría con lombriz en el pico
Avefría comiendo lombriz

Después volvimos a la Laguna Salina Grande. Allí nos esperaban miles de chorlitos dorados y avefrías. Era sorprendente ver la cantidad de chorlito dorado que había en la laguna. Había algunas avocetas y combatientes  en la otra orilla. Los ánsares comunes no dejaban de sobrevolarnos en pequeñas bandadas. En una de ellas volvimos a localizar a la barnacla cariblanca. Además de la barnacla, también avistamos un careto. Tres grullas nos sorprendieron volando entre los ánsares.
 Chorlito dorado ( "línea" de arriba ) avefría ( "línea" de abajo )
 Grulla común
Ánsar careto y común

Un buen día pajarero, ¿no?
Un saludo Rapaz Salvaje.




lunes, 3 de diciembre de 2018

VIAJE A GRECIA : CORFÚ

Corfú es una isla griega muy interesante y natural con una gran variedad de vegetación y fauna. En septiembre nos hicimos una larga escapadita a Corfú.  La primera casa estaba al lado de un pequeño bosque de olivos pero con mucha vida en su interior. Cada mañana me salía al porche o al jardín con la cámara a observar aves. Aunque no había mucha variedad de aves pude observar: gavilán común, cernícalo común, pequeñas aves como reyezuelos y estorninos...Lo que me sorprendió fue que  en el lugar destacaba la cantidad de insectos, coleópteros y sobre todo de avispones.
 Gavilán común
 En la siguiente casa pude comprobar que los avispones son las avispas más abundantes de allí, fueron unos `agradables´ vecinos, ya que había un nido en el tejado de la casa. De todas formas es muy divertido tener ciertos tipos de contactos con estos bichejos, te hacen tener un rato entretenido. Ahora entiendo cómo se lo pasaba de bien Gerald Durrel y su hermano en esta isla. Volviendo con las aves, la casa parecía estar situada en un lugar perfecto para ver el paso de aves rapaces. ¡Parecía el Estrecho de Gibraltar ! Más de cinco abejeros pasaron por encima de la casa en distintas ocasiones, los aguiluchos laguneros cruzaban continuamente por los cielos, gavilanes por doquier, garzas todas las mañanas, de vez en cuando algún halcón peregrino...
 Aguilucho lagunero
 Abejero europeo
 Abejero europeo (morfo oscuro )
 Abejero europeo (morfo oscuro)
 Abejero europeo (morfo oscuro)
Además papamoscas gris y cornejas cenicientas revoloteaban por el entorno de la piscina.
 Papamoscas gris
 Corneja cenicienta
 Halcón peregrino
Gavilán común
Un día fuimos a las marismas de Lefkimmi  donde vimos cierta cantidad  de aves acuáticas. Los correlimos y chorlitejos poblaban las orillas. Entre los correlimos había comunes, zarapitines y menudos. Muchos de ellos se alimentaban en el limo. Los chorlitejos patinegros se preparaban ya para dormir, agrupándose, formando un gran dormidero. Las espátulas descansaban en islitas junto con garzas reales, garcetas y flamencos. En los palos que sobresalían del agua descansaban gaviotas patiamarillas, reidoras, cabecinegras y charranes patinegros. Hay que decir que era un bonito espectáculo. 
 Espátulas
 Gaviota cabecinegra
 Gaviota patiamarilla
 Limícolas
 Correlimos común y menudo
 Chorlitejo patinegro
 Dormidero de espátulas

Archibebe claro
Terminó el día y tuvimos que volver. Al día siguiente estuvimos en la capital
de Corfú y comprobé que el paso se nota mucho allí: cientos de vencejos reales revoloteaban por la ciudad. ¡Impresionante!
Y con esto termino la entrada,
Un saludo, Rapaz Salvaje



Gavilán