martes, 16 de octubre de 2018

YA LLEGAN LAS INVERNANTES

Muy buenas. Ya sé que he dado un gran salto en el tiempo, desde que pasó el puente de mayo no he escrito ninguna entrada. El caso es que estos días me he acercado a Santillana para ver si ya han llegado algunas invernantes. Al ser socio de ANAPRI, la Asociación Naturalista Primilla, me voy enterando de las novedades. Hace unos días se observaron las primeras tres grullas posadas en el embalse de la temporada. Además, el pasado 14 de octubre se observó una gaviota argéntea. Estuve yendo durante dos días y se van notando las invernantes. Primero os contaré algo sobre la primera salida.

  PAJAREANDO EN SANTILLANA 1.

En las charcas del principio se encontraban unas garzas reales tomando tranquilamente el sol.

Al ver que no había mucho movimiento por esa zona, decidí mirar en la zona de ( yo la llamo así ) la barnacla, el lugar donde el invierno pasado localizamos una barnacla cariblanca. Al llegar al sitio nos saludan un par de andarríos grandes acompañados por un chico. Empiezo a mirar y, entre un grupo de garzas reales, se encontraba una cigüeña negra. Al pasar septiembre, estas ya son más escasas, así que fue una gran sorpresa.
Detrás de ella, un grupo de tarros canelos y cuatro gansos del Nilo se alimentan en la hierba.
  PAJAREANDO EN SANTILLANA 2.
 Nada más llegar por el acceso del camping, en las primeras charcas, una pequeña cerceta apareció fugazmente ante el visor de mi cámara. Esta pequeña sorpresa sólo duró unos segundos en el agua, porque ni me dio tiempo a fotografiarla. Varias garzas reales me observan mientras yo examino las orillas del embalse y su lámina de agua. En ella, encuentro un buen bando de 8 patos cuchara y, en la orilla, tarros canelos y gansos del Nilo. Me fui acercando hasta que llegué al punto en el que ya debía pararme para no molestar a las aves. En el cielo, veo una pequeña rapaz huyendo de una bisbita. Cogí la cámara y le saqué una foto para identificarla, aunque ya por su silueta y vuelo me hacía una idea de lo que era: un gavilán.
Este, como un rayo, pasa entre una pareja de milanos reales que también pude inmortalizar.
 Me senté en una piedra a esperar. En menos tiempo del que yo me esperaba apareció esta bisbita común, que se posó en otra piedra acompañándome un rato. Pasó un buen rato y no apareció nada salvo los tarros y el ganso del Nilo.


Me acerqué a una desembocadura de un arroyo que hay allí para intentar fotografiar al martín pescador, cosa que no conseguí hacer.  Tuve la oportunidad de observarle un par de veces. Aunque una cosa no quita la otra. Entre las ramas descansaban y revoloteaban mosquiteros comunes.

Esta especie es invernante, como la bisbita, y es un placer tenerla de vuelta en el embalse.

Además de ir al embalse, también he estado pajareando por la sierra y al obtener todas estas observaciones en una tarde me quedé muy satisfecho. Estuvimos en una colina cerca del Mirador de los Robledos. En el bosque nos sorprendieron 7 u 8 zorzales charlos, especie que cría en la sierra y que en invierno es reforzada por otros zorzales que vienen de Europa. Ya arriba, en la colina, pudimos disfrutar de casi 10 buitres negros, 1 pito real, unos cuantos zorzales charlos, un águila imperial ibérica y ya abajo, llegando al coche, este precioso gavilán macho.




Un saludo, Rapaz Salvaje.

lunes, 13 de agosto de 2018

PIRINEOS II

Siento tardar tanto en escribir entradas, pero es que en verano hay tantas cosas que hacer que el blog se me olvida. Al día siguiente de nuestro primer encuentro con el "quebranta" fuimos a los miradores de Revilla. Un sitio en los Pirineos donde fácilmente ver quebrantahuesos. Aparcamos el coche y nos dirigimos hacia los miradores. La primera aves rapaz pasó desapercibida y muy rápido: el halcón abejero o simplemente abejero europeo.
Estas aves se alimentan principalmente de abejas, pero también se sabe que pueden comer avispones asiáticos, lo cual es muy necesario en el norte. Su presencia en España es en general estival. Seguimos un poco más y  un grupito de buitres planeando aparece en el cielo. Entre ellos está nuestro protagonista ( el quebrantahuesos ).
Por fin llegamos al primer mirador, pero tuvimos la mala suerte de que había un enorme charco no nos dejó mirar. Seguimos andando. Llegamos al segundo mirador,desde el que podíamos ver los cortados, pero no abundaban las aves. Y en el tercer observatorio, un grupo de ornitólogos franceses observaban la cantidad de buitres que pasaban por allí. Buitres leonados, alimoches, quebrantahuesos y chovas piquirrojas pasaban por delante de nosotros. Un joven quebrantahuesos pasó volando cerca de nosotros llamando nuestra atención. Este pobre iba despeluchado.

Quebrantahuesos despeluchado
Y muy cerca de nosotros, una pareja de alimoches hizo varias pasadas sobre nuestros teleobjetivos.
Los ornitólogos nos comentaron que había un hide en un muladar desde el que se podían ver quebrantahuesos. El hide abre dos días de la semana. Llegó la hora de irse.  Comimos en un pueblito y luego nos dirigimos hacia las granjas de Víados, a los pies del Posets. Nada más llegar nos encontramos con un grupo de collalbas grises que volaban alrededor de nosotros.

Un buitre leonado pasó por encima de nosotros. No faltaban las chovas piquirrojas, los escribanos montesinos y los mirlos capiblancos.

                  "Cutrefoto" de Escribano montesino
Y así terminamos nuestra visita a Pirineos,
Un saludo, Rapaz Salvaje
                                     

domingo, 1 de julio de 2018

PIRINEOS I

Ya estamos en los Pirineos. La escasa luz me deja tomar pocas fotografías. Esta noche nos alojábamos en un hotel de montaña en Tramacastilla de Tena. Desde la terracita de nuestra habitación pude descubrir a un mirlo capiblanco. Por el Pirineo, éstas aves crían. La noche pasó rápidamente, y a la mañana siguiente fuimos a un bar a desayunar. Por el camino nos sorprendió un ejemplar adulto de quebrantahuesos. La especie que nos hizo ir al Pirineo apareció enseguida. El "quebranta" nos hizo unas pasadas y se alejó entre la niebla. Buscamos un sitio adecuado para desayunar, y al final lo encontramos. 
Mirlo capiblanco
Mirlo capiblanco
Terminamos de desayunar y nos fuimos a dar una vuelta en coche por las carreteritas de montaña que atraviesan el Pirineo. Un alimoche nos pasó por encima, pero a una gran altura, lo cual la foto no salió perfecta.
Alimoche común 
Subimos hasta un alto desde el que pudimos observar todo el valle. Yo me bajé del coche y me senté en una pradera, mirando al cielo para intentar avistar rapaces. Lo primero en aparecer fue una impresionante pareja de águilas reales que pasaron por encima de mí. Aunque en ese momento no había mucha luz, lo cual la foto me salió "cutrefoto".
  
Águilas reales
Y de repente apareció... El quebrantahuesos. Por fin ha aparecido en condiciones y creo que mucho mejor que la última vez. Se puso a dar unas vueltas y a planear sobre mí.
Y enseguida desapareció entre las nubes. Otro de ellos le siguió he hizo el mismo recorrido. Solo tengo una palabra para definir mi experiencia: alucinante. Una nube de buitres apareció detrás de una colina. Fuimos a investigar y la razón por la que había tantos buitres allí era porque allí había un animal muerto. Cada vez bajaban más y más... Era hora de proseguir nuestra ruta.
Buitre leonado
En nuestra ruta aparecieron varias calzadas, un ratonero, mucho buitre, un quebrantahuesos joven y un alimoche.
Águila calzada o aguililla calzada
Comimos en un pueblito y nos fuimos hacia el P.N. de Monteperdido. Al llegar nos paramos en el Valle de Pineta, en una presa en la que había una buena cantidad de aviones y golondrinas. Especies a destacar: garceta grande, tres cercetas comunes, varias garcetas, un cormorán, un cuervo y un milano negro.
 Cerceta común
 Garceta grande
Cormorán grande
Seguimos nuestro camino hasta un parking, en el que nos paramos a disfrutar de aquel precioso paisaje. Llegó la hora de volver al hotel en el que dormiríamos ésta noche. Y aquí termino mi entrada, 
Un saludo, Rapaz Salvaje.






viernes, 8 de junio de 2018

PAÍS VASCO, RUMBO A PIRINEOS

Hola a todos. He tardado un poco en escribir esta entrada pero bueno, aquí está. El pasado puente de mayo estuvimos por el País Vasco (Álava) en casa de unos amigos. Estaríamos un par de días allí y seguiríamos con nuestro destino principal: Pirineos. La casa está en Vitoria, muy cerca del humedal de Salburúa y de la zona del embalse de Ulibarri-Gamboa (Mendíjur y Garaio). Al llegar la tarde nos dirigimos hacia el embalse de Ulibarri-Gamboa, a la zona de Garaio. Allí vimos una buena cantidad de cucos revolotear de lado a lado y en el agua, muchos somormujos, ánades frisos y en un extremo varios ánades rabudos. Fuimos bordeando la orilla, con intención de ver más aves. Varias gaviotas salieron del agua, y en la orilla, un grupo de limícolas apareció alimentándose. Yo cogí la cámara y empecé a disparar. Y las identifiqué. Había dos chorlitos grises, ocho andarríos chicos y cinco agujas colipintas.
 Agujas colipintas y chorlito gris
 Agujas colipintas, chorlito gris y andarríos chicos
Terminamos nuestro recorrido y nos dirigimos hacia nuestro próximo destino Salburúa. Por el camino tuvimos la suerte de encontrarnos varios aguiluchos pálidos cazando  en los prados. Al llegar dejamos el coche e hicimos el recorrido. Empezamos por la primera laguna. Allí nos sorprendió un grupo de porrones europeos y un porrón moñudo, ambos residentes aquí.
 Porrón moñudo y porrones europeos
Porrón europeo y ánade friso
Allí había un gran dormidero de garcilla bueyera. Allí estaban todas agrupaditas. Seguimos andando y en una charca llena de vegetación conseguí distinguir un zampullín entre las aguas.
Zampullín común
Se hacía de noche y nos dimos la vuelta. Cenamos  y al día siguiente nos dimos una vuelta por los alrededores. Era un buen paseo por el monte y por el pueblo. Nuestras primeras aves observadas fueron varios busardos ratoneros, un halcón peregrino y un pico menor revoloteando de árbol en árbol.
Halcón peregrino
Alguna garza real planeaba por encima de nuestras cabezas. Al terminar el precioso paseo llegamos al pueblo, donde me sorprendí al ver varios aguiluchos pálidos, un alimoche adulto y un halcón peregrino surcando los cielos.
 Aguilucho pálido
 Halcón peregrino
Alimoche común
Nos despedimos de nuestros amigos y proseguimos nuestro viaje hacia los Pirineos.
Un saludo, Rapaz Salvaje.

lunes, 4 de junio de 2018

PASO POR EL EMBALSE DE SANTILLANA

El pasado 16 de abril estuve dando una vuelta por el embalse de Santillana con mi padre. Nada más llegar nos sorprendieron varios milanos negros posados en la hierba. Pasamos la verja y unas aves me llamaron la atención. Estaban en compañía de ánades frisos. El calor no me dejaba fijar bien el foco en los individuos, así que decidí acercarme. Cuando ya iban tomando forma los identifiqué: eran una pagaza piquirroja (Hydrogprogne Caspia)  y un zarapito trinador (Numenius Phaeopus), ambos accidentales en la Comunidad de Madrid pero al ser época de paso se ven aves raras más fácilmente.
 Pagaza piquirroja
 Zarapito trinador
Hubo un momento que se sintieron inseguros y salieron volando. Me di cuenta de que había dos trinadores, el otro estaba alejado de todo, en una esquinita.
Zarapito trinador
Nosotros fuimos bordeando la orilla en busca de nuevas especies. En este recorrido nos sorprendieron varias cercetas carretonas, ánade friso,  dos tarros blancos y algún que otro milano negro.  Ahora nos dirigíamos hacia los nidos de garza real, para ver cómo iban este año. Y ahí estaba, la pareja en el nido; sin embargo, no conseguimos ver ningún pollo.
 Cerceta carretona
 Garza real
Nido de garza real
Cuando ya nos íbamos yendo un grupo de gaviotas empezó a volar en círculos sobre nosotros. Y entre ellas pude distinguir a la pagaza piquirroja, que al rato desapareció.
Pagaza piquirroja
Y así terminamos la tarde, 
Un saludo, Rapaz Salvaje.